viernes, 20 de junio de 2008

Vaya por Dios Hacienda se ha equivocado, y esta vez no vale decir que somos todos. Se les ha olvidado aplicar en la mayoría de borradores de la declaración de la renta algunas deducciones, que mala suerte.

Hoy en día los ciudadanos tenemos la obligación de contribuir al sostenimiento general del Estado. Imposición a la que se da tintes de obligación moral, lo cual es mas que cuestionable. Pero además tenemos la obligación de hacerle el trabajo “sucio” a Hacienda calculándonos cuanto le hemos que pagar, lo que muchas veces también tiene un coste económico.

Ello lejos de ser recompensado con, por ejemplo una carta de aliento del Ministro competente o, mejor todavía, con la inmediata devolución de lo que nos han quitado por adelantado, da lugar a la comprobación por esos fantásticos macro ordenadores que tienen para ver si nos hemos “olvidado” algún dato que suponga pagar menos de lo que debiéramos.

A los contribuyentes la memoria no nos puede fallar, al menos en perjuicio de Hacienda, pues de lo contrario seremos rápidamente corregidos, lo que notaran nuestros bolsillos, y tratados como ciudadanos poco solidarios. Por cierto aun estoy por ver que Hacienda por si sola devuelva lo que se le hubiera ingresado de mas por un error del contribuyente.

Si Hacienda es capaz de decirnos si nos hemos equivocado en nuestras declaraciones gracias a toda la información que le hemos ido facilitando, consciente o inconscientemente, bien a través de las declaraciones que vamos presentando durante el año, bien a través de lo que nos quitan de nuestros ingresos habituales (nominas, alquileres, intereses recibidos de bancos, etc.), la propia Administración tributaria podría determinar cuanto le debemos pagar, limitándonos a facilitarle aquellos datos que nos pidiera porque le pudieran faltar.

Un avances en esta dirección es el famoso borrador de la renta que Hacienda envía a algunos contribuyentes cuya declaración considera que, por su simplicidad, la puede realizar solo con los datos que ya tiene.

Aun así van y se equivocan olvidándose de unas deducciones que reducirían el importe a pagar. Pero la Administración tributaria a diferencia del ciudadano esta en una situación de casi total impunidad. Si usted ingreso de mas no se lo devolverán si usted no se da cuenta e inicia un largo procedimiento para que le devuelvan lo que nunca les debió haber dado. Ahora bien, yo me pregunto ¿cuantos de los que hayan confirmado el borrador se habrán dado cuenta de que tenia errores que les perjudicaba? , ¿cuantos reclamarán la devolución de lo que indebidamente ingresaron?. Me da la impresión que seguramente un porcentaje mínimo de los perjudicados, lo que incrementara las arcas publicas tan faltas de ingresos en estos tiempos de crisis. ¿Qué curioso que esto no pasara cuando hubo superávit en las cuentas publicas?.
Publicar un comentario