viernes, 19 de junio de 2009

La Estafa de las Particiapaciones Preferentes

En los últimos meses las entidades financieras han popularizado un instrumento jurídico-financiero denominado participaciones preferentes.

Estas son títulos valores que emiten las empresas para recaudar dinero con el que financiar su actividad a cambio de un tipo de interés fijo o variable, pero en este ultimo caso dicho interés estará siempre dentro de unos limites.

Sin embrago a diferencia de lo que su nombre indica los titulares de las mismas no participan en el capital social de las entidades que las emiten careciendo de los derechos políticos que si tienen los accionistas. Además sus titulares en caso de insolvencia del emisor no gozan de la protección del Fondo de Garantía de Depósitos y solo recuperarían el capital invertido si quedara algo después de que hayan cobrado todos los acreedores, eso si con preferencia a los accionistas, de ahí su engañoso nombre.

Aunque se consideren activos de renta fija, por lo que en principio serian inversiones seguras, lo cierto es que la percepción del interés anunciado esta condicionada a la obtención de beneficios por el emisor, de tal forma que si estos no se obtienen no se paga el interés, sin derecho a recibir posteriormente, cuando si haya beneficios, el correspondiente al tiempo en que no se pagó. Además la inversión en participaciones preferentes es, en principio, perpetúa, no tiene vencimiento. La única forma de recuperar el capital invertido es si el emisor decide amortizarlas, devolviendo el precio pagado por ellas, o venderlas en el mercado secundario, donde cotizan de una forma parecida a las acciones en la bolsa.

Pero al no tener los titulares de participaciones preferentes derechos políticos no pueden votar sobre las decisiones de la empresa que pueden afectarles como la aprobación de unas cuentas que no ofrezcan beneficio, lo que comportaría que no percibieran el interés pactado, o sobre la decisión de amortizar sus títulos.

Como he dicho existe un mercado secundario, mucho menos activo que la bolsa, dirigido principalmente a expertos, en el que estos títulos se compran y se venden en función de la oferta y la demanda y donde, tambien en función de estas, su valor varia apartándose en mas o en menos del nominal por el que salieron al mercado. Así con las participaciones preferentes puede ocurrir lo mismo que con las acciones cuyo valor el día después de su salida a Bolsa puede diferir mucho del valor por el que se ofrecían.

En la actualidad, como consecuencia de las dudas de solvencia que presentan las empresas que han emitido estos valores, las cotizaciones de estos títulos están siendo muy castigadas, al igual que ocurre con las acciones en la bolsa, cotizando en la inmensa mayoría de casos muy por debajo del valor por el que salieron al mercado. Por ello quien las haya adquirido por su valor nominal en el momento de su emisión se puede encontrar con la desagradable sorpresa que si las quiere vender tendrá que hacerlo asumiendo una importante minusvalía, y eso de encontrar quien las quiera comprar.

A pesar de todo ello en los últimos tiempos las entidades financieras, y especialmente las Cajas de Ahorro, están emitiendo estos valores con gran intensidad, aprovechando su red de oficinas para colocar, como si se tratara de imposiciones a plazo fijo, sus participaciones preferentes a ahorradores particulares, los cuales en la mayoría de casos desconocen por completo las características de las mismas. De esta forma están infringiendo la directiva MIFID de la Unión Europea, la cual obliga a las entidades financieras a pasar unos test a sus clientes para definir, en función de sus necesidades de liquidez y conocimientos financieros, su perfil de riesgo, y les prohíbe ofrecer a los clientes con un perfil de riego bajo productos complejos como las participaciones preferentes.

Supongo que a estas alturas se preguntaran si alguna autoridad ha hecho algo para impedir este engaño, que en algún caso podrá llegar a llamarse estafa. Y la respuesta es que no. Únicamente la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha publicado una nota advirtiendo de los riesgos de las participaciones preferentes. ¿Y por qué? Pues básicamente porque de este modo se esta permitiendo la recapitalización del sistema financiero español a costa de incautos ahorradores particulares, evitando así al Estado, al menos de momento, el desagradable trance de entrar al rescate de mas de una entidad financiera, con las consecuencias políticas, de todos conocidas, que este tipo de actuaciones tienen.

(version aumentada de la "la firma" del programa "Gente de la Economía y la Empresa" de Onda Cero Castellón del día 18 de junio de 2009. Para escuchar el programa integro http://www.juancarlosenrique.com/gee.html )
Publicar un comentario