lunes, 14 de junio de 2010

La vida mas allá de la banca y de los sindicatos

El lema de la huelga que los sindicatos habían convocado para el sector público, era algo así como que la crisis la paguen los que la han creado, como si no fuera con ellos. Como si los sindicatos no vivieran del dinero publico. Creo que ha llegado el momento de que la sociedad demuestre la responsabilidad que algunos políticos parece que no tienen. La única forma de salir de la crisis es asumir los errores propios. Esta crisis no se ha creado solo por el comportamiento de las empresas, de los bancos o de los gobiernos. Los ciudadanos también tenemos nuestra parte de responsabilidad. Y solo desde un análisis frió de lo que se ha hecho mal puede llegar la solución.
Así imagino que más de uno de los manifestantes del otro día se habrá comprado una vivienda en estos últimos años. Vivienda que habrá financiado con el correspondiente préstamo hipotecario concedido en base a una valoración desmedida del inmueble. Sin embargo dudo que ninguno pusiera trabas a que el banco, con esa valoración, le diera más dinero de lo que realmente valía. Antes al contrario, estaría encantado, ya que además de comprarse la vivienda tenía para amueblarla, y sí me apuran hasta para renovar el coche. Tampoco creo que a la notaría fuera el señor del banco con una pistola para obligarle a firmar.
A las empresas y bancos les ha pasado algo parecido. Era tan “generosos” que financiaban inversiones cuya rentabilidad no se analizaba debidamente, como todo iba tan bien no pensaban que tendrían problemas. Ahora estamos en el lado contrario, proyectos viables no obtienen financiación de las entidades financieras.
Sin embargo existe vida más allá de bancos y cajas. Hay otras formas de financiarse. Hay empresarios que han ganado dinero en estos años y que se dedican a invertirlo en nuevos proyectos empresariales que les convencen de su viabilidad. En este campo se mueven los bussines angels y las Sociedades de Capital Riesgo. Sin ir más lejos el CEEI de Castellón organizó, con gran éxito de participación, la semana pasada una jornada para poner en contacto inversores y emprendedores.
Para obtener financiación por esta vía es necesario que el proyecto que se presente sea realmente innovador, que tenga valor añadido con respecto a la competencia. Ello es lo que marca la diferencia y hace que los inversores crean que ese proyecto es viable y estén dispuestos a arriesgar su dinero en él.
Si en estos años atrás las entidades financieras hubieran sido tan exigentes como lo son los responsables de estos vehículos de financiación, probablemente, hoy no solo no sufriríamos una crisis tan grave sino que nuestro modelo productivo sí que sería distinto. De esta forma se hubieran apoyado el emprendedurismo y la innovación que hoy tanto echamos en falta. Empleo publico se ha creado mucho, pero lo que hace falta son emprendedores que creen puestos de trabajo.
(Artículo publicado en el suplemento de empresa del Periódico Mediterráneo del día 13 de junio de 2010)
Publicar un comentario