jueves, 7 de enero de 2016

Los Bonos del Popular provocan la mayor pérdida de los productos financieros tóxicos

Los Bonos del Popular, otra vez un producto bancario complejo e indebidamente comercializado

Estos días, en García-Petit Abogados estamos recibiendo numerosas llamadas de perjudicados por los Bonos del Banco Popular a los que la entidad les está comunicando el desastre en el que ha acabado su inversión. Por ello creo necesario explicar qué ha pasado con este producto.
En 2009, mientras otras entidades vendían preferentes y subordinadas, el Banco Popular, como método para financiarse, emitió unos bonos convertibles en acciones de la entidad que colocaron entre sus clientes habituales. El producto suponía que el dinero invertido se convertiría en acciones del Banco Popular a razón de 7,01 euros la acción.

Las dificultades financieras del banco hicieron que esta tuviera que plantear en 2012 la ampliación del plazo de conversión de sus bonos para evitar pérdidas del 52% de la inversión inicial, ya que la acción no valía los 7,01 euros/acción que los perjudicados iban a tener que pagar. Así, la conversión en acciones se posponía hasta el día 25 de noviembre de 2015, lo que fue aceptado por el 95,3% de los afectados.

Sin embargo, llegada la fatídica fecha, las pérdidas de los afectados aún se han incrementado más. Hace apenas un mes, el 25 de noviembre, los perjudicados por los Bonos del Popular pasaron automáticamente a ser accionistas de Banco, perdiendo más del 80% de su inversión. Y ello porque, si bien la acción en dicha fecha valía 3,30 euros (a fecha de hoy vale 3,22), los afectados tuvieron que pagar por ellas 17,61 euros (como consecuencia principalmente del contrasplit 1x5 que realizó la entidad en 2013).

Es difícil creer que alguien hubiera comprado el producto si se le hubiera avisado de que podía tener que llegar a pagar 17,61 euros por acción, cuando la acción del Banco Popular nunca llegó a valer más de 7,13 euros.


Como siempre en estos casos, a los que les será de aplicación toda la jurisprudencia recaída en los casos de preferentes y otros productos bancarios tóxicos, mi recomendación es la de acudir de inmediato a la vía judicial para recuperar su inversión.
Publicar un comentario