miércoles, 12 de noviembre de 2008

Castellon donde sigue sin pasar nada.

Si bien el objeto de este blog son los comentarios jurídicos, no me puedo resistir a hablar del ranking que el pasado domingo un periódico de tirada nacional publicaba al respecto de las mejores ciudades para hacer negocios, trabajar y estudiar. Ello me hizo recordar un reportaje de otro diario nacional de hace más de quince años titulado "Castellon donde nunca pasa nada", o algo parecido.
Se analizaban las 78 capitales de mas importantes y, ¡oh sorpresa!, Castellón aparecía nada menos que en el puesto 42 del ranking general, por debajo de ciudades como Cuenca, Cáceres, Ciudad Real o Elche.
No se trata de menospreciar ninguna ciudad, pero seria cuestión de que las Administraciones y los políticos que las dirigen, tanto de un color como de otro, se plantearan hacer algo serio al respecto.
Como analizábamos el otro día en un seminario, hay mucha gente que quiere ir a trabajar a Espoo, mediana ciudad de unos 235.000 habitantes de Finlandia. ¿Por qué?. No porque sea especialmente bonita o tenga un clima agradable, sino porque allí esta la sede de Nokia.
La atracción de empresas importantes, generadoras de beneficios para la sociedad de la que van a formar parte, requiere la existencia de un clima estimulante en el que se favorezca su instalación mediante la eliminación de trabas administrativas y la creación de las infraestructuras necesarias para el desarrollo de su actividad con la mayor agilidad posible.
Y ello es fundamental para que una ciudad, como Castellón, sea mejor valorada como destino para trabajar, estudiar y hacer negocios, lo que al final redunda en beneficio de sus habitantes.
Publicar un comentario