lunes, 24 de noviembre de 2008

El mundo al revés.

El gobierno laborista británico va a bajar en dos puntos el tipo del IVA para estimular el consumo esta Navidad, en previsión del profundo descenso de las ventas que parece que se va a producir.
Ante ello los “torys” reaccionan alarmados por los problemas que esta bajada de impuestos puede generar aumentando el déficit publico.

Al otro lado del atlántico el equipo económico de Obama anuncia un plan de lucha contra la crisis que incluye una bajada de impuestos para las clases medias. Y el republicano Bush en todos estos años en la Casa Blanca sin tocar la presión fiscal.

Parece que alguien se ha olvidado de las enseñanzas de la escuela de Chicago, con Milton Friedman a la cabeza, sobre los efectos benéficos para la actividad económica y, por ende, para las arcas públicas suponen determinadas bajadas de impuestos. Por cierto, esto lo aplicaron en su día Margaret Thacher y Ronald Reagan. Lo dicho, el mundo al revés.

A ver si por aquí se pega algo. Porque mucho plan para dotar de liquidez al sistema comprando deuda a los bancos, pero nada de rebajas fiscales, lo que seria uno de las mayores ayudas a la economía productiva y a las familias.

No quiero decir que deba abandonarse el control del déficit publico. Pero lo que se debería criticar es el gasto publico que únicamente busca rédito electoral, que no produce los benéficos efectos sobre la economía real de las bajadas de impuestos.
Publicar un comentario