miércoles, 7 de enero de 2009

Eliminar el IVA para superar la crisis.

Estos días, en que gracias a las vacaciones hemos bajado un poco el ritmo, he podido dedicarme a leer algunas cosas que tenia atrasadas. Entre ellas un artículo que el economista Xavier Sala i Martín publicó el pasado día 17 de diciembre en La Vanguardia. En él proponía la eliminación del IVA, mientras durase la crisis, como medida para salir de la misma.

La idea, en lineas generales, se basa en que, como vengo argumentando en los anteriores artículos, la bajada de impuestos es la mejor forma de incentivar la economía. Sala i Martín sostiene que al bajar los impuestos la gente tendría más dinero para gastar y lo haría en lo que realmente necesitan, dándole un uso más eficiente a ese dinero, mejorando con ello el consumo y la economía en general. Esto lo contrapone a lo que ocurre cuando se aumenta el gasto público en el que el dinero cae en manos de políticos que no siempre lo destinaran a cosas que mejoran la economía. Y en todo caso estarán obligados a cumplir la Ley de Contratos del Sector Público, lo que hará que pase mucho tiempo entre que se apruebe el gasto y este llegue a beneficiar a la sociedad.

Pero, con buen criterio, considera que, en la situación en que nos encontramos, las medidas deben tener efecto inmediato, y no todas las bajadas de impuestos lo tienen. Así por ejemplo, sostiene que una bajada del Impuesto sobre la Renta no produciría efectos hasta que se tuviera que pagar éste en el mes de junio del año que viene, cuando la gente se daría cuenta de que paga menos y podría gastar un poco más. Sin embargo, si se eliminara el IVA el efecto sería automático, ya que supondría una rebaja inmediata de precios de, por regla general , un 16%. Además así se garantizaría que esa rebaja fiscal se materializa en más consumo, ya que solo se notaría la rebaja cuando se consumiera, pues solo cuando gastamos pagamos IVA.

El problema que apunta Sala i Martín es que esa decisión debe tomarse desde Bruselas ya que el IVA es un impuesto que depende de la Unión Europea, limitándose los Estados miembros a moverse dentro de los margenes que esta fija, que en la actualidad supone un tipo general mínimo del 15%.

La teoría, que comparto plenamente, parte de considerar que, a diferencia de lo que piensan nuestros políticos, los ciudadanos no somos unos tontos que necesitamos que nos tutelen en todo momento, sino inteligentes y eficientes gestores de nuestras economías. Eficiencia que se podría emplear para salir de la crisis mediante la bajada de impuestos.

Para quien le pueda interesar, este es el link del articulo de Sala i Martín: http://www.columbia.edu/~xs23/catala/articles/2008/Crisis_Financiera/Crisis%20Financiera_5_.htm
Publicar un comentario