sábado, 24 de enero de 2009

Un tercio del plan de ayuda a los municipios se va en burocracia :: Negocios.com

Adjunto un artículo que he leído en negocios.com en el que, con números concretos, se cuantifica el efecto que para la economía real tendrá el Plan Estatal de Inversión Local. Mediante este plan el gobierno dará dinero a los municipios para que se lo gasten en obras públicas e intentar así reactivar la economía.

El artículo explica como, de toda la partida presupuestaria, el 30% se perderá o, por decirlo de otro modo, volverá al gobierno en forma de costes burocráticos e impuestos. Ello corrobora lo que comentaba en el artículo "el iva y la crisis económica"- En él analizaba la idea de Xavier Sala i Martín de eliminar el iva mientras durase la crisis, como medida para reactivar la economía. Allí coincidía con el economista en mi escepticismo al respecto de la eficacia del gasto publico como revulsivo económico frente a las bajadas de impuestos, ya que estas tienen un efecto directo mientras que, como el artículo que a continuación transcribo demuestra, la efectividad del gasto publico se ve limitada por los costes administrativos que supone
.


"José Mª Olmo / Enrique Morales

Los 8.000 millones d
e euros presupuestados por el Gobierno para el Plan Estatal de Inversión Local esconden una letra pequeña que va a corregir a la baja sus efectos. De la partida total, los consistorios deben restar el IVA y las cotizaciones a la Seguridad Social, que volverán al Estado de forma automática, y también los beneficios para las empresas constructoras. Al final del proceso, los ciudadanos sólo verán el 68% del plan de urgencia ideado por Moncloa. Y el Estado se ahorrará alrededor de 540 millones de euros en subsidios al desempleo.

Hasta ayer se habían aprobado 9.635 proyectos de obras remitidos por los ayuntamientos de toda España, con una inversión per cápita media de 177 euros.

Pero los alcaldes saben que la cifra es virtual. Los proyectos enviados al Ministerio de Administraciones Públicas incluyen cuatro conceptos clave. El más importante es el Presupuesto de Ejecución Material (PEM), que equivale al coste real de las obras contratadas por la Administración (material, mano de obra, proyecto, desplazamientos...). Al PEM hay que sumarle un 13% de Gastos Generales, que cubre los costes estructurales de la empresa contratada (los que no están directamente relacionados con la obra en cuestión), y un 6% de Beneficio Industrial, el rendimiento que obtendrá la empresa por el trabajo. Por último, a la suma del PEM, los Gastos Generales y el Beneficio Industrial hay que aplicarle el 16% de IVA. El resultado final de sumar tanto porcentaje será la cifra que figure en los carteles de 4 por 3 metros impuestos por Administraciones Públicas para publicitar las actuaciones, aunque la inversión efectiva sea mucho menor.

Tras las distintas operaciones matemáticas se desprende que, de cada 100 euros anunciados por el Gobierno, sólo 72 tendrán una repercusión real en los municipios. El resto volverá al Estado en forma de impuestos o acabará en la caja de las constructoras contratadas por las administraciones locales. Si se descuentan también las cotizaciones de los empleados que trabajarán en las obras, que irán a parar a las Seguridad Social, 32 de cada 100 euros del Plan se perderán por el camino.

El Ejecutivo podría haber declarado exentos de IVA los proyectos financiados por el Plan, pero la cifra presupuestada habría sido menos espectacular."
Publicar un comentario