lunes, 8 de diciembre de 2008

Menos recursos económicos para la justicia en Castellón

Hace unos días me llegó al despacho una mala noticia para la Administración de Justicia en Castellón, para los profesionales y para los ciudadanos que acuden ante ella para solventar sus controversias. El servicio que utilizaban los Juzgados para la averiguación de los datos económicos y personales de los intervinientes en un procedimiento ha cerrado, al menos temporalmente. Esta oficina era muy útil pues centralizaba las tareas de investigación patrimonial, averiguando domicilios para notificar resoluciones judiciales y bienes para embargar cuando se desconocían. Además para ello contaba con una base de datos mediante la que accedía a la información que las distintas administraciones y registros públicos pudieran tener.
La causa es la no renovación de algunos funcionarios, se supone que interinos, de refuerzo. De este modo los que quedan, ante el aluvión de demandas a que la crisis esta dando lugar, no pueden atender aquellas tareas y las de tramitación, que también tienen encomendadas, imprescindibles para que los procedimientos avancen. La consecuencia es que cada Juzgado tendrá que investigar por su cuenta, remitiendo a cada administración o registro publico de forma individualizada peticiones de información, lo que, con lo saturados que están, supondrá aun mayores retrasos en los procedimientos a tramitar.
De nada sirve una resolución judicial justa y de gran calidad técnica si después, por desconocer el domicilio del condenado, cuesta una eternidad que alcance su firmeza para poderla ejecutar y se tarda otra en averiguar bienes sobre los que hacerla efectiva, con el riego que para entonces ya no quede nada.
Una Justicia que no es rápida no es Justicia y en eso existe un profundo déficit en nuestro sistema. Ya se pueden hacer reformas legales que reduzcan los plazos procesales, que si no se dota a la Administración de Justicia de una potente maquinaria que los permita cumplir de nada sirve. Para ello no es únicamente necesario abrir nuevos palacios de Justicia, que sin duda hacen falta, sino poner, en lugar de quitar, personas para trabajar en aquellos puestos que permiten al sistema avanzar.

(Articulo publicado en la sección Tribuna Jurídica del suplemento de empresa del Periódico Mediterráneo del 7 de diciembre de 2008)

Publicar un comentario